Una mirada a la profesión de ilustrador

13:17




Es probable que si preguntas a un ilustrador: “¿Qué es ser ilustrador?”, te encuentres con tantas respuestas diferentes como las hay de ilustradores. Puede que los que tengan tendencia a ser más prácticos te digan cosas tales como: es un arte, un oficio, un trabajo, un pasatiempo, modo de vida.Quizás, los más oníricos te digan que: es una aventura, una diversión, un viaje, un juego y cosas por el estilo.

 Creo que ninguna de esas definiciones está errada. Pero observo el siguiente problema, que  mientras en la teoría funcionan de maravilla, en la práctica cada definición por sí sola tiende a diluirse en la maraña de la vida cotidiana del ilustrador.

Permítanme dejarles mi visión de lo que es, en la práctica, ser ilustrador. Esta visión abarca más de una definición, y básicamente engloba a todas las antes dichas.

Hace muchos años leí lo que, el escritor, crítico y editor inglés, Raymond Mortimer dijo:

“a un tiempo arte, un oficio y un negocio”.

Y no pude evitar trazar un paralelismo con esa idea y la profesión de ilustrador.
Es que en la vida diaria, el ilustrador profesional, debe mantener el equilibrio entre su arte, el oficio y el negocio. Es decir, entre cómo desarrolla su obra pictórica, cómo se desenvuelve en el medio para el cual trabaja y cómo genera y administra su sustento económico. 

Teniendo esto en mente, veamos brevemente una por una esas tres cuestiones referentes a ser ilustrador:

ARTE: En este aspecto nos ocupamos de “crear”. Dedicarle tiempo al dibujo, a la pintura, a los materiales, a las técnicas, a las ideas. Dedicar tiempo al estudio, al aprendizaje, a la lectura, la investigación, al esparcimiento, visitar ferias, conocer a otros artistas, intercambiar opiniones e incluso salir al resto mundo en búsqueda de la “libertad”. Todas esas cosas que contribuyen a nuestro crecimiento como artistas.  

OFICIO: En este aspecto nos ocupamos de “trabajar”. Conocer qué y cómo es el medio donde ejercemos nuestra profesión y saber quién es quién en este medio. Conocer cuándo y cómo presentar un trabajo, lograr con creces el “objetivo” para el cual se nos contrata, cumpliendo el encargo en tiempo y forma. Saber cómo ser más productivos, ágiles sin perder eficacia y calidad. Saber cómo cobrar, cuales son nuestros derechos y obligaciones, saber cómo tratar con cada cliente, saber cómo negociar contratos. Saber cuándo y cómo aceptar o rechazar encargos. Todas esas cosas que contribuyen a nuestro nivel de profesionalismo.

NEGOCIO: En este aspecto nos ocupamos de “administrar”. Conocer qué hacemos, cómo y dónde “venderlo”. Saber sobre cuestiones económicas, impositivas, legales. Preparar facturas, pagar impuestos, conocer los gastos, estar al tanto de tarifas, cobrar y/o reclamar pagos. Publicitarse, conocer nuevos clientes, asistir a reuniones, elaborar presupuestos, presentar proyectos, enviar e-mails, enviar cartas, llamar por teléfono, comprar y/o actualizar materiales de trabajo. Administrar ingresos, egresos y también ahorrar. Planear vacaciones y cómo sostenerse en tiempos de baja productividad, crisis económica y/o enfermedad. Un negocio donde se es jefe, vendedor, oficinista, cadete, personal de limpieza etc…y claro, también se es artista.

A todo esto hay que sumarle las responsabilidades familiares, el tiempo de ocio y…la vida misma.

Quien pretenda dedicarse por completo a la ilustración debe tener en cuenta todo esto antes de lanzarse a la “aventura”, porque la realidad es que, más que una vida de ensueño, es una vida de sacrificio a tiempo completo.
Quienes ya estamos en esta aventura, debemos mantener un equilibrio entre estos tres aspectos. Mayormente los ilustradores solemos inclinarnos solamente por el aspecto del “arte” y así descuidamos la profesionalidad y el negocio, logrando menos encargos y muchos dolores de cabeza. Lo mismo ocurrirá si nos enfocamos solo en el “negocio” o solo en el “oficio”, consiguiendo baja calidad, desactualización, problemas económicos, pérdida de clientes etc.  


Para utilizar una comparación, digamos que ser ilustrador es como tener una mesa con tres patas, si una pata se rompe la mesa se cae. Las tres patas de la mesa del ilustrador, a saber: arte, oficio y negocio, deben estar bien firmes. Debemos tratar de cuidar las tres patas por igual, dado que al descuidar una de ellas, veremos derrumbarnos como profesionales. Mantener el equilibrio de esta mesa de tres patas no es tarea fácil, diría más bien que es tarea de titanes.

Pero quisiera agregar que el esfuerzo, la dedicación y la satisfacción consecuente de vivir de lo que uno ama, bien valen la pena.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

COPYRIGHT © Sen! - Oscar Senonez

Todos los textos de este blog son Copyright © Sen!
Queda prohibida la reproducción total o parcial sin la debida autorización de su autor. www.senilustrador.com.ar

Follow my blog with Bloglovin

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like me on Facebook

Like to Emilio Darlun