LIBERTADES MUTUAS

14:47








CUANDO EL DIBUJANTE SE DISPARA UN TIRO EN SU PROPIA MANO

Que el público lector critique y cuestione obras y opiniones de dibujantes, por considerarlas ofensivas o dañinas, es algo común. No solo el público en general ha cuestionado obras de dibujantes, lo han hecho hasta jefes de estado. Dictadores y también presidentes en democracia.
Y esos cuestionamientos han variado en intensidad, desde una crítica irónica hasta denuncias y, en el peor de los casos, persecución, muerte o exilio. Cuestionamientos que aveces pueden tener razón y otras muchas son apenas enojos caprichosos de quienes no les gusta la opinión ajena.
Sí, ya lo sabemos. Ninguna novedad hasta acá, dado que los dibujantes en todas partes del mundo y a lo largo de la historia, han luchado por hacerse escuchar sin censuras. Le pasa lo mismo a toda clase de artistas, periodistas, fotógrafos etc.
Pero ¿qué ocurre cuando ese cuestionamiento a la obra y opinión del dibujante proviene de sus propios colegas?...
Debo decir lamentablemente que, a menos que se tengan las pruebas suficientes para justificar dicho cuestionamiento, los dibujantes que cuestionan la obra y opiniones de otro dibujante no hacen otra cosa que DISPARARSE UN TIRO EN SU PROPIA MANO.

Claro, en estas lineas cuando digo "cuestionamiento" no me refiero al simple disenso. Al no estar de acuerdo con cierta linea de pensamiento o ideología. Obviamente no todos pensamos igual ( ni tampoco tendríamos por qué hacerlo, ¿no?). Tampoco me refiero a la crítica constructiva y a los simples disgustos que podemos tener con aquellas cosas en las que no concordamos.
Me refiero al cuestionamiento virulento, al agresivo, al mal intencionado, aquel que evidencia que si fuera por ellos lincharian al colega en cuestión. Bueno... quizás "linchar" suena muy fuerte. Pero que hay algunos que, si por ellos fuera, ese colega no debería trabajar nunca más, no debería tener ningún tipo de exposición y debería ser llevado a algún tipo de "tribunal del arte" y condenado, para evitar que deje de opinar como no les gusta.
¡Eh!...¿hay colegas así? ¿esto pasa?...sin duda que sí. Sólo alcanza con leer las diatribas expuestas en la red. Expresiones de odio y angustia hacia otro colega, escupitajos de resentimiento, acusaciones de fachismo, gorilismo y otros tantos epítetos insultantes que no considero dignos de mencionar acá.
Y claro, como buenos dibujantes, no faltan algunos que realicen caricaturas de dicho colega para propinarle las burlas gráficas mas creativas.

DERECHO Y LIBERTAD 
Ahora, permítanme explicarles brevemente el por qué afirmo lo del:
"DISPARARSE EN SU PROPIA MANO".
Quienes cuestionan virulentamente, y dejan entrever en sus quejas su inhabilidad para la tolerancia, olvidan algo importante: "El derecho a la LIBERTAD de expresión"
Y ese un DERECHO tan importante que es considerado un DERECHO HUMANO. Un derecho FUNDAMENTAL.
Es decir, que quienes dicen defender los derechos humanos deben ser los primeros en hacer valer "EL DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN". Sí, aunque no nos guste lo que exprese otro colega.
El artículo 19 de la "Declaración Universal de los Derechos Humanos" dice:

"Toda persona tiene derecho a la LIBERTAD DE PENSAMIENTO y de EXPRESIÓN. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e IDEAS de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o ARTÍSTICA, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto"

Bueno..claro está que existen y se reconocen límites a esta libertad de expresión. En los casos cuando entra en conflictos con otros valores y derechos, hay daños y ofensas.
Pero para esgrimir esos límites para con otro colega, primero se deberá demostrar fehacientemente, más allá de toda duda, que existen en la obra del colega, "conflictos", "ofensa" y/o "daño".
En otras palabras, mi cuestionamiento hacia la obra y opiniones de otro colega NO puede estar basada sólo en: "no me gusta" y mucho menos (si conozco personalmente al colega) "él/ella no me cae bien".
Las impresiones subjetivas, los "me parece que", "yo creo que" etc. no son válidos como argumento.
Tampoco los cuestionamientos hacia el empleador de dicho colega y/o acusaciones de ser un "mercenario gráfico".
Y llegado el caso de demostrarse dicho "daño" y "ofensa" existen organismos donde denunciar. Que evaluarán y juzgarán todas estas cuestiones.
La realidad muestra que, en la mayoría de los casos, los cuestionamientos virulentos de muchos dibujantes hacia la obra y opiniones de otros dibujantes, son apenas pataleos de caprichosos que quieren imponer al resto su propia manera de ver la realidad. No toleran otras miradas y cegados por sus particularismos atacan la libertad de expresión de otros y, sin darse cuenta, atacan al mismo tiempo su propia libertad de expresión.
Porque se convierten en lo mismo que dicen criticar. Entran en una contradicción: Si no respetas la libertad de expresión de otro dibujante, atacando sus opiniones virulentamente... ¿por qué, yo, tu colega, debería respetar tus opiniones? ... ¿acaso TU libertad está por encima de la libertad del otro?...¿acaso tu opinión está por encima de la opinión del otro?...
Y así es como disparando contra la libertad de expresión del otro, ese colega virulento, se termina disparando en su propia mano. En la mano con la cual dibuja.
La cosa es que pueden no gustarme las opiniones de otros colegas vertidas en sus obras, pero DEBO DEFENDER a toda costa la libertad de opinar del otro. Porque defendiendo la LIBERTAD DE EXPRESIÓN del otro defiendo también MI libertad de expresarme.
La libertad es una calle de doble mano. No puedo cuestionar las opiniones del otro y luego pretender que no se cuestionen mis opiniones. 
Ya se hizo archi conocida la expresión "la grieta" para manifestar la polarización, la división existente. ¿Hay grieta entre dibujantes? lamentablemente creo que sí.
Pero esa grieta no debe llevarme a la virulencia, al punto de querer anular al otro.
Convivir con las diferencias es lo ideal, aún cuando sea dificil.
Pero también sé, que si los otros no quieren aceptar esas diferencias, no hay convivencia posible.
Y a riesgo de ser insoportablemente reiterativo digo:
Defender la Libertad de expresión no necesariamente significa estar de acuerdo con las opiniones del otro. Es decir que aunque no esté de acuerdo con lo que un colega diga, debo defender a toda costa su derecho a decirlo.
Porque si intento acallar la voz del otro, termino desautorisándome y acallando también mi propia voz.
Unos cuantos, creo yo, deberán guardar sus armas. Por el bien de si mismos. Para no dispararse en sus propias manos.

COPYRIGHT © Sen! - Oscar Senonez

..........................................................................................................................................................



SEGUIR POR E-MAIL / follow by e-mail

* indicates required




.............................................................................................................................................

COPYRIGHT © Sen! - Oscar Senonez
Todos los textos de este blog son Copyright © © Sen! - Oscar Senonez
Queda prohibida la reproduccion total o parcial sin la debida autorizacion de su autor. www.senilustrador.com.ar

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

SEN! on Facebook

Emilio Darlun on Facenook